Aventuras antiguas de Sherlock Holmes

image63

 

Londres, siglo XIX. Sus habitantes se preparan cada día para continuar con su vida agitada, enfrentándose a cuestiones que escapan de su autoridad. Las diferentes realidades se confunden entre las calles, elevándose unas sobre otras con la oscuridad construida por el incesante mal que envuelve a sus ocupantes. Las sombras nunca dejan de acechar, pero algunos personajes permanecen siempre vigilantes. El detective Sherlock Holmes, la mente más brillante que camina en la City, acompañado por su valiente compañero, el doctor Watson, siempre aceptará ocuparse de aquellos casos que se alejen de lo corriente. 

Aventuras antiguas de Sherlock Holmes trae a nuestros días el avezado ingenio y la cuidada prosa con que se escribieron los casos originales del personaje. A través de una serie de historias y misterios, se avanzará en el conocimiento del Londres del momento, el adelantado crecimiento que camina por sus calles, y se dará paso a unas líneas escritas desde el cuidado absoluto y la precisión con que Holmes fue dibujado. En palabras del detective: "No hay nada más engañoso que un hecho evidente." 

Reseña de Aventuras antiguas de Sherlock Holmes

image64

 

David Wern vive con pasión la literatura de grandes escritores como Julio Verne, Charles Dickens o Arthur Conan Doyle. Tal es así, que se ha propuesto recuperar un estilo narrativo ya extinto, reemplazado por el devenir de los acontecimientos de la historia. Si alguien ahí fuera se siente igual de nostálgico, solamente tiene que abrir la última publicación de este autor, Aventuras antiguas de Sherlock Holmes, y volver a disfrutar de las portentosas andanzas de uno de los detectives más famosos de todos los tiempos.

Y es que Aventuras antiguas de Sherlock Holmes recupera no solo la tradición de la novela detectivesca del siglo XIX y principios del XX (recordemos que fue esta la época álgida de este tipo de narraciones, y que otros intrépidos investigadores como Auguste Dupin, de Edgar Allan Poe, o Hércules Poirot, de Agatha Christie, hacían sus pinitos por la literatura por aquel entonces de igual manera), sino también el estilo refinado del consagrado Doyle de una forma magistral.

El libro consta de ocho historias distintas que el autor ha sabido elaborar siguiendo con verdadero acierto la estela de los cuentos originales. El doctor John Watson fraterniza con el lector apelando a su curiosidad ante las extraordinarias dotes deductivas del detective, al que nada se le escapa. Así, haciendo uso de su memoria, narra con extrema dedicación y detalle los distintos casos a resolver.

«La aventura del monarca sin corona», donde un hombre les entrega a nuestros protagonistas una misteriosa carta pidiendo ayuda en lo referente a un asunto de máxima importancia a nivel político, o «La aventura de la máquina voladora», en el que podemos leer acerca de un extraño suceso que implica la aparición de un extraño «hombre pájaro», rescatan la esencia de los misteriosos y rocambolescos casos sherlockianos. No hay historia que tenga desperdicio; el autor ha sabido elegir muy inteligentemente de qué hablar y cómo hacerlo.

Han sido siete meses aproximadamente el tiempo que Wern ha pasado escribiendo estas historias. Sin embargo, sospechamos que ha debido de dedicarle mucho más a analizar, desentrañar y asumir la genialidad de Arthur Conan Doyle, quien a través de su pluma consiguió (y consigue) el respeto y admiración de miles y miles de lectores. Por eso, no es de extrañar que haya autores que busquen rescatar ese estilo sublime y atrayente que reflejó toda una sociedad. De hecho, el propio David Wern reconoce que el estilo de Doyle «es un estilo extraordinario de escritura (…) que ofrece trazos simples donde se esconden los más elaborados pensamientos y propuestas retóricas».

Por otro lado, el hecho de que haya sido a Sherlock Holmes, ni más menos, ese personaje a quien ha decidido rescatar, responde a las características también destacables de uno de los personajes más famosos de la historia. «Sherlock Holmes es un gran hombre que emplea su prodigiosa inteligencia para hacer el bien», comenta el autor. «Aun en sus momentos de mayor soberbia, siempre pone sus portentosos recursos intelectuales al servicio de una sociedad recta y justa». Así, quizás es también esa añoranza de una sociedad más justa (o, al menos, de aquella donde la esperanza en el avance y el desarrollo, tanto científico como humano, era una realidad palpable) lo que convierte al siglo XIX en un escenario al que siempre es grato volver.

De hecho, David Wern ya mostró su predilección por esta época y estilo literario en su primera publicación, Las tres creaciones insólitas de Klant Woss. Este libro vio la luz hace solamente un año, pero ya ha recibido numerosas críticas que alaban su capacidad para traer a la actualidad los cambios propiciados por la revolución industrial de una forma sorprendente. Su prosa ha sido comparada con la de Poe, Lovecraft o Julio Verne, y él se ha metido a los lectores en el bolsillo por lo delicado, sobrio y enérgico de su estilo. David Wern no nos hace viajar al pasado, sino que lo trae de vuelta para que lo palpemos y sintamos con mayor cercanía que nunca antes.

En conclusión, Aventuras antiguas de Sherlock Holmes podría ser una perfecta continuación de las aventuras del detective por la increíble adaptación a la prosa de Arthur Conan Doyle. La intriga perfectamente construida y los diálogos que potencian el misterio mantienen una tradición detectivesca que, a día de hoy, podríamos afirmar que ha heredado enteramente David Wern.


https://www.tregolam.com/articulo/resena-de-aventuras-antiguas-de-sherlock-holmes-de-david-wern/


 Disponible en: AmazonApple iBooksBarnes & NobleKoboScribd24 Symbols y Playster 

Consíguelo en Amazon

Contenido del sitio web

Las tres creaciones insólitas de Klant Woss

image65

 

Siglo XIX. La Revolución Industrial está transformando el mundo. Las poblaciones abandonan su silencio, entregándose a la agitación, la actividad ajetreada, y las nuevas creaciones que se elevan cada día. La ciudad de Ox, en Stent, conocida por su imperturbable tranquilidad, la ausencia de acontecimientos, y la serenidad de sus gentes, recibe, un día, la llegada de un personaje, cuyos asombrosos conocimientos serán, de inmediato, el asunto más importante del lugar. 


Las tres creaciones insólitas de Klant Woss es un libro escrito siguiendo los valores e ideales de la escritura lejana y elegante de siglos pasados, construido con una prosa refinada, y largamente trabajada, evocadora de la narrativa del momento, y persiguiendo, siempre, la creación de un ideal de expresión.

Reseña de Las tres creaciones insólitas de Klant Woss

Portada Las tres creaciones insólitas de Klant Woss

 Influenciado por algunos de los autores clásicos más inolvidables, David Wern nos presenta una historia deliciosa en la cual podemos recrearnos con cada escena, con cada capítulo. Como si fuéramos a degustar nuestra comida favorita, dilatamos el momento para percibir un nuevo matiz bocado tras bocado, de manera que nuestros sentidos se expanden y descubren texturas nuevas. Pero no adelantemos acontecimientos aún. ¿Qué tiene esta novela de particular?

Nos situamos en 1848, tras la Revolución Industrial. El asombroso e inigualable científico Klant Woss llega a la ciudad de Ox, terreno californiano, con la esperanza de que sus inventos completen el progreso que aún queda por alcanzar allí. Los habitantes de Ox son bondadosos, hospitalarios y no conocen la maldad, por lo que Woss pronto cuenta con el apoyo del pueblo para mostrar su creación. Todos se preparan para el gran día, ese en el que sus vidas van a dar un salto cualitativo. Sin embargo, el evento no se desarrolla según lo previsto…

Desde el inicio, David Wern nos engancha a esta historia gracias a su portentosa narrativa, con un lenguaje cercano al de autores como Julio Verne: pausado, vistoso, cuidado. Aunque esta no es la única reminiscencia que vendrá hasta nosotros, puesto que Las tres creaciones insólitas de Klant Woss posee la sobriedad y la elegancia de las míticas obras sobre Sherlock Holmes de Arthur Conan Doyle. El protagonista desarrollado por David Wern mantiene el carisma del detective, es diferente a cualquier otro de su profesión y particularmente brillante. Así, con un personaje central único y un giro de la historia sorprendente, el suspense se apodera de nosotros para poner rumbo al siguiente capítulo e intentar descubrir qué ha ocurrido. Conocemos la ciudad de Ox; después, al protagonista; y luego ya no hay nada que no queramos conocer, quedamos atrapados en una espiral de intriga y misterio.

Arrastrado por la grandeza en vez de por la prudencia, Klant Woss cae y recibe una importante lección en la que se enfrentan profesional y persona, el lado científico y el humano. Su amplio recorrido del mundo y su elevado progreso irrumpe y choca con la humilde Ox, produciéndose un profundo contraste entre una ciudad pura y la influencia de las invenciones. De esta forma, vemos cómo la naturaleza se corrompe y nos preguntamos hasta qué punto los avances mejoran la vida. ¿Todos son necesarios o lógicos? ¿Realmente tenemos ciertas necesidades o estas son creadas, fabricadas de forma ilusoria? El error de Klant Woss es el error de nuestros días.

David Wern se sale de los límites, los explota y va un paso más allá presentando acontecimientos extraordinarios que exceden a la época. Igual que Klant Woss intenta llevar el futuro a 1848, David Wern rescata la literatura del pasado para hacernos recordar los grandes relatos de aventuras en los que lo importante era el puro disfrute de la literatura, no solo de una historia con gancho. Escribir un libro debería ser un placer y el proceso artístico debería recordarse como algo satisfactorio que llena el alma, no como un lastre que uno está deseando quitarse de encima. Las palabras deben convertirse en una extensión del propio cuerpo, brotar y expandirse hasta tocar al lector. Porque la literatura de verdad, en grande, es sincera y brota del corazón. Un buen autor es aquel que consigue que el lector disfrute tanto como él lo ha hecho en el momento de la creación. David Wern logra esto y nos recuerda que hay muchos mundos aún por explorar.

Con la cantidad de libros que se publican actualmente, volver a la narrativa y al estilo de los autores clásicos es, sin duda alguna, una apuesta valiente, puesto que, con las novelas, sucede algo parecido a las películas y las series: “se llevan” los ritmos frenéticos. Por ello, con más razón si cabe, Las tres creaciones insólitas de Klant Woss se erige como un valor en alza en nuestros días. Resulta imposible no recibir la influencia de aquellos escritores que nos han hecho soñar y que nos han transportado hasta universos insólitos. En la novela de David Wern, hay guiños y, como decimos, reminiscencias de obras clásicas, pero nadie dirá que esta historia es una copia de otra, sino que lleva el sello Wern: una marca nacida del aprendizaje y la admiración que promete aventuras emocionantes con las que poder volar.


Disponible en:

Consíguelo en Amazon